Franco, ese ventrílocuo

cayetana2

Nota del autor: un fuerte aplauso a las parodias y a las paridas que corren por Twitter.

Estimada, o no, Cayetana Álvarez de Ávila y Rey:

Uno de los grandes enigmas de España no es de dónde salió la fortuna de la familia Franco (ya que según la teoría del partido de Albert Rivera seguro que fue porque sus miembros no beben café). El gran enigma es por qué muchos de los representantes de la derechona tenéis tantos apellidos. No creo que sea por si hay dudas sobre la paternidad y al menos así se aumenta la probabilidad de acertar. Pero es raro. Los que venimos de barrios obreros solemos tener dos apellidos, como los árbitros, y como máximo un número: el de la tarjeta del paro. Eso sí, el megamaster de los apellidos es Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón. Me imagino su cara cuando el de la tienda de móviles le diga que ponga su nombre y apellidos dentro de las casillas… ¡y sin salirse! En fin, como esta familia también ahorra mucho porque no bebe café, debe tener a alguien que lo haga por él.

Pero no me dirijo a ti por el tema del multiapellido. Te escribo esta dicharachera carta porque me ha llamado la atención que en tu perfil aseguras que eres una “enpresaria española de derechas sin conplejos”. ¿Y qué vendes? ¿Libros de ortografía castellana? Espero que te vayan bien las ventas. Son más necesarios que nunca.

Vayamos al tema que nos ocupa: Franco. No quiero estigmatizar el apellido pero lo cierto es que en España genera tantas divisiones como un profesor de matemáticas con problemas de hiperactividad. Mi opinión sobre Francisco Franco Bahamonde es muy clara: no me caía bien. No sé… qué quieres que te diga… Con su voz de pitufo anfetamínico y su bigotito raquítico me generaba mal rollo. ¿No te pasa a ti con algunas personas? Con tu profe de lengua del instituto, por ejemplo. Hay personas con las que no te irías de vacaciones a Benidorm. Bueno… si te vas de vacaciones a Benidorm, plantéate que tu vida quizás no va lo bien que debería ir. Además, Franco tenía un vicio terrible (y no me refiero a comerse las uñas de los pies o a fumar bicarbonato). Franco asesinaba a la gente. ¿No lo sabías? Era un dictador sin “conplejos”. Lo que oyes. Hizo pantanos. Cierto. Muchos pantanos. Supongo que es eso a lo que te refieres. Pero tú le colocabas un garrote vil delante y se ponía más palote que Bárcenas con una calculadora.

Pues me he informado, Cayetana Álvarez de bla, bla… La Guerra Civil española provocó entre 200.000 y 500.000 muertos según la fuente (aunque es muy difícil cifrar las víctimas que generó el bando de los sublevados). Y hay otra cifra que a mí me provoca una enorme vergüenza e indignación: España, con más de 114.000 desaparecidos, es el segundo país del mundo, tras Camboya, con un mayor número de personas víctimas de desapariciones forzadas cuyos restos no han sido recuperados ni identificados.

La memoria es muy extraña. Provoca que no recordemos las normas ortográficas y que le demos más importancia a los pantanos que a los muertos y la represión. Dijo Schopenhauer (delantero del Bayern de Munich… o no) que “cada uno tiene el máximo de memoria para lo que le interesa y el mínimo para lo que no le interesa”.

En fin, cuando te he dicho que Franco genera división de opiniones es que unos lo recuerdan como genocida y otros como ventrílocuo:

Compra el meu llibre a:

CASA DEL LLIBRE

FNAC

AMAZON

 

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis