Desamparado

emparamparo

Estimado, o no:

¿Te ha sucedido alguna vez estar en ese momento de relax postevacuación intestinal y darte cuenta de que se ha acabado el papel higiénico? Lo tenías en la lista de la compra pero, a pesar de todo, te has olvidado de ponerlo en el carrito del supermercado. Miras a todos los lados y sólo ves el bote de champú anticaída, colonia, espuma de afeitar y una pastilla de jabón. De repente, descubres en algún cajón los bastoncillos de algodón para los oídos, pero no se trata de tentar la suerte porque no quieres acabar en urgencias con una historia inverosímil y al día siguiente ser motivo de burla en el programa de Javier Cárdenas. ¿Conoces esa sensación? Efectivamente, se le llama desamparo. Y si hay una virgen para eso, es que la sensación es chunga.

He echado un vistazo a Google y, al parecer, el nombre de Amparo viene del latín (manuparare). Significa preservar, resguardar, tender la mano, proteger. En resumen, lo que no hace el gobierno con Catalunya. Se trata de un nombre muy común en la Comunidad valenciana ya que es la advocación de la Virgen de los Desamparados, patrona de la ciudad de Valencia. No me preguntes por qué, pero existe la costumbre de poner el nombre de la patrona o del patrón de la ciudad a los niños y niñas. Por eso, por ejemplo, hay tantos Jordis en Catalunya. Lo que me alegra es que no exista la costumbre de ponerle a los niños el nombre de la ciudad o pueblo en el que nacen. Que un niño alemán se llame Frankfurt no parece muy adecuado. Sobre todo si los padres son unos cachondos y a su hermana la llaman Mostaza. Lo que sucede respecto a la Virgen de los Desamparados es que el nombre elegido en castellano es Amparo. Desamparada puede funcionar bien como canción para Shakira pero llamar así a una niña es, con perdón, una putada. No quiero que se enfaden conmigo las Angustias o las Dolores porque ya sé que los partos no suelen ser como un masaje pero si buscamos nombres que evoquen situaciones negativas prefiero el nombre compuesto Preservativo Roto. Preservativo Roto Valderrábano Vital. Pobre niño. Marcado de por vida por las sonrisas en las salas de espera de los ambulatorios cuando la enfermera te llama en voz alta.

Respecto a tu inquietud por el nombre de Empar, debo decirte que debes quedarte tranquilo. Es como se conoce a las Amparo en la Comunidad valenciana, en Catalunya o en las Baleares. No sé si lo sabes, pero en el mundo no sólo existe el castellano. Flipas, ¿no? Pues sí. Lo leí en el Reader’s Digest. Al parecer los chinos hablan en chino y los italianos en italiano. Pero no te vayas todavía. Lo más increíble es que los chinos hablan a sus perros en chino y los italianos hablan en italiano a sus mascotas. ¡No me digas que el mundo no es maravilloso! Y sí, a los Juanes en albanés les llaman Gjon; en alemán, Hans; en Bosnio, Ivan; en Checo, Jan; en Francés, Jean; en Húngaro, János o en inglés, John. Porque, ¿sabes qué? El castellano no es el centro del mundo mundial. De hecho, no hay centro. Todos somos periferia. Nuestra lengua, nuestra cultura, siempre son la periferia de otros. Siempre estamos al lado de otros. Además, las lenguas y las culturas se superponen unas encima de otras, como capas de una enorme cebolla universal.

En fin, regreso a mi desamparo. Pero antes voy a apuntar en la lista de la compra que debo adquirir papel higiénico. Lo último que me gustaría en esta vida es ser motivo de burla por parte de Javier Cárdenas.

Nota de l’autor: gràcies a l’Eva Ortiz per donar-me la foto que va fer el Saül Ortolà.

Compra el meu llibre a:

CASA DEL LLIBRE

FNAC

AMAZON

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis