Tuiteros sin vida propia

MARTIN

Estimado, o no, tuitero que a la una de la madrugada, en vez de estar durmiendo o de juerga en una discoteca, estás incordiando a tipos que no te conocen de nada (ni ganas), cuando lo que deberías hacer es buscar un crecepelo, hacerle cariñitos a quien tengas más cerca o teniendo vida propia:

En primer lugar estaría bien que nos dijeras a quiénes incluyes en ese “nos”. ¿Te refieres a los que en vez de estar durmiendo, bailando, buscando un crecepelo, haciéndole cariñitos a la persona que tienen más cerca o teniendo vida propia están incordiando a tipos que no te conocen de nada (ni ganas)? Piensa que sólo captarás mi atención si cumples uno de estos tres requisitos:

  1. Que tengas el móvil de Rajoy. Pero no me refiero al número de teléfono, sino al teléfono. Piensa que con sus whatsapps se podrían escribir cuatro novelas de juicios, una serie de televisión sobre corrupción política y quién sabe si algún relato erótico tipo “Cincuenta sombras del Brey”.

  2. Que seas la modelo que el campechano tiró por la borda de un yate. En ese caso, te pediría una entrevista, me haría fotos contigo y te dedicaría mi libro (momento de publicidad: si hay algún editor que quiera publicar la segunda parte de BENVOLGUT, O NO que se ponga en contacto conmigo).

  3. El tercer requisito es que me des material para escribir cartas de coña como ésta. Me encanta que la gente me diga chorradas. Es un material humorístico de primera. Mi humilde y triste vida de bloguero consiste en sacar a la superficie la pobreza intelectual de este país, el de las banderitas con pollos, las exmujeres de torero que gritan, los exmonarcas que tiran modelos por la borda de un yate y los tuiteros con poca vida interior.

Pero lo que más me intriga es lo del cogote. ¿Por qué el cogote si donde solemos tener a muchos españoles es en los bolsillos buscando monedas? En el cogote no hay nada. Junto al dedo meñique del pie, el cogote es la parte más inútil del cuerpo (bueno… a cierta edad hay otra que tiene cierta obsolescencia programada). En todo caso, que sepas que no te quiero en mi cogote. No cumples los requisitos mínimos de sex appeal que mi Constitución reclama. Ya sabes: Artículo 1. Nunca dejes que un tipo con poca vida propia aparque en tu cogote para recordarte que su principal misión es amargarte la existencia.

Por eso, tuitero que a la una de la madrugada, en vez de estar durmiendo o de juerga en una discoteca, estás incordiando a tipos que no te conocen de nada (ni ganas) cuando lo que deberías hacer es buscar un crecepelo, hacerle cariñitos a quien tengas más cerca o teniendo vida propia.

Compra el meu llibre a:

CASA DEL LLIBRE

FNAC

AMAZON

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis