D’Artacán ficha por Ciudadanos

patrulla canina

Estimada, o no:

¿Así que una de las primeras actuaciones de Ciudadanos, en el caso de que Metroscopia y el IBEX 35 consigan que Albert Rivera presida España, sería convertir a los perros en personas? ¡Guau! He visto bares que convierten el vino en agua (en un proceso inverso a lo que nos explica el Nuevo Testamento) pero convertir a los perros en personas, jamás. Y eso que hay famosos que lo han intentado:

perro-parecido-a-Cher

Sin embargo, lo más difícil de vuestras aspiraciones políticas creo que es convencer a los perros. ¿Habéis hablado con ellos? Bueno, quizás debería decir: ¿les habéis ladrado? Sois de Ciudadanos y, como supuestos amantes del trilingüismo, estoy seguro de que sabréis adaptaros a vuestros interlocutores. Lo de mover el rabo y olerles el trasero, no creo que os lo exijan. En todo caso, si en el intercambio de cariñitos os dejan llenos de pelos, poned cara de alegría. Pensad que aún sería más peligroso querer convertir a los escorpiones, a las tarántulas o a las pirañas en personas (aunque a la inversa ya lo hayamos visto en algunos partidos políticos).

Ahora se trata de que en este “prusés” (sé que os gusta escribirlo así) de conversión canino-humana escojáis a un grupo de expertos, una especie de Patrulla Canina pero que cante el Viva España y que esté dispuesta a orinar a cuatro patas como muestra de empatía. Tenéis que establecer unas buenas bases de negociación para que los perros decidan finalmente convertirse en humanos, fruto de la ingeniería biológica de Ciudadanos. No será fácil. Ya sé que llevaréis galletitas y huesos a las reuniones pero es difícil de roer (la negociación, no los huesos. Bueno… los huesos también). Y es que no auguro muchas esperanzas de que los perros quieran abandonar su vida canina para adoptar todas las obsesiones de los humanos. Si el can está bien cuidado, se trata de una vida llena de comodidades, de ocio y de tardes de siestas en el calor del hogar. Soy consciente de que podrían vivir más años, pero si les decís que serían años gobernados por Rivera, a lo mejor se lo piensan. Los perros son muy inteligentes, no creáis. Y más si los comparamos con algunas personas. Nunca veréis a un perro que lance sillas a la cabeza de otro perro o que escriba en Twitter “catalufos de mierda hos bamos a meter el 155 por tol culo”. Como máximo un perro puede olvidarse de dónde ha enterrado un hueso o hacer popó en la alfombra que uno acababa de llevar a la tintorería. Pero un perro no vive pendiente de hacerse selfies, de los likes de Instagram o de inventarse conflictos lingüísticos inexistentes.

Me despido con la esperanza de que abandonéis la idea de alterar ecosistemas, con la misma filosofía con la que alteráis los sistemas educativos u os inventáis países inexistentes. Buscar votos en el mundo canino solamente os puede reportar que un día la población española acabe votando al perro más bonito o que ladra mejor. Tiempo al tiempo. Siempre podéis acabar fichando a D’Artacán.

d'artacan ciudadanos

Compra el meu llibre a:

CASA DEL LLIBRE

FNAC

AMAZON

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

tumbñTumblr

Anuncis