Asco #ElRoto

elroto

Estimado, o no, El Roto:

Las personas no me dan asco. Supongo que estoy programado para que mis congéneres no me provoquen esa sensación desagradable. No soy Darwin pero imagino que es un instrumento para garantizar la continuidad de la especie. Me dan asco las serpientes, las arañas y las palomas, a las que considero ratas con alas, que además tienen la extraña habilidad de defecar en pleno vuelo y siempre en esa camisa que te acabas de comprar. Pero no me importa porque ninguno de mis proyectos vitales tiene como objetivo convivir con serpientes, arañas o palomas, formar una familia, planear las vacaciones o pagar una hipoteca.

Las personas no me dan asco. Pero sí determinadas actitudes. Me da asco que se practique el deporte de comer con la boca abierta, que se realicen performances consistentes en reventarse granos aprovechando el espejo del ascensor o que haya gente que se coma las uñas, especialmente si son las de los pies. Lo siento, me da asco. También me da asco tu viñeta de hoy. Mucho asco. De hecho, me daría menos asco verte comiendo una fabada con la boca abierta, reventándote granos pustulentos aprovechando el espejo del ascensor o comiéndote las uñas de los pies aunque parezcan mejillones. Tu viñeta me da mucho asco porque es calumniosa, injusta y de una piromanía irresponsable.

Dice el diccionario que un símbolo es un signo que establece una relación de identidad con una realidad, generalmente abstracta, a la que evoca o representa. Estamos rodeados de símbolos, de logos, de mensajes icónicos que transmiten información. Seguramente el mundo nunca había sido tan visual como lo es ahora. Y probablemente nunca se había transmitido tanta información como ahora. Los paisajes urbanos constituyen un bombardeo de información visual. Pues bien, no sé si hace mucho tiempo que te paseas por las calles catalanas. Quizás te convendría más. Y es que tengo la sensación de que en el inconsciente colectivo de la población española vive un monstruo llamado independentismo al que se le atribuyen poderes malignos y un aspecto cercano a una mezcla entre Mefistófeles y Kiko Rivera comiendo un pomelo. El lazo amarillo es un símbolo. Además es un símbolo que ha triunfado y que una parte importante de la población ha asumido como propio. Al revés que el logotipo de VOX, para que te hagas una idea. Las calles catalanas están llenas de personas que lucen el lazo amarillo y hay lazos amarillos en balcones. También verás la presencia del lazo amarillo en las redes sociales. El lazo amarillo es un símbolo y el mensaje que transmite es la petición de que se liberen a los presos políticos. Sí, muchos consideramos que España tiene a presos políticos en la cárcel. Es nuestra opinión.

No, los lazos amarillos no pretenden cazar a nadie. Lo que pretende cazar a la gente es un Estado que judicializa la política, que realiza registros policiales cada vez que algo empaña su imagen, que golpea a ciudadanos indefensos o que mete en prisión a la disidencia. Lo que caza a la gente es el ambiente de sospecha permanente, el miedo inoculado a través de las barreras a la libertad de expresión y una justicia aleatoria. Es caza al mayor, a la que personas como tú contribuyen con sus mentiras y su demagogia. Repito: los lazos amarillos piden la liberación de los presos políticos. ¿Tanto cuesta entenderlo?

Las personas no me dan asco. Lo que algunas hacen, sí.

Compra el meu llibre a:

CASA DEL LLIBRE

FNAC

AMAZON

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter @blogsocietat 

UnknownFacebook

youtube

YouTube

Anuncis