Te lo voy a explicar con manzanas @ShakimShaker

shakim.jpg

Estimado, o no:

Te lo voy a explicar con manzanas por si no lo entiendes. Resulta que en Catalunya, una serie de manzanas votamos un Estatut que intentaba encontrar un encaje en la frutería monárquica. Una manzana llamada Rajoy (que el tiempo ha demostrado que estaba rodeado de manzanas podridas) tuvo la brillante idea de recoger firmas contra ese Estatut para así lograr votos fomentando la catalanofobia. 4.000.000 de manzanas con ganas de dirigirle la vida a las manzanas catalanas firmaron para poner en duda sus peticiones. Pues bien, el Tribunal Constitucional recortó finalmente un Estatut que previamente había cepillado el Parlamento español (aunque el Parlament y el pueblo catalán de manzanas lo hubiesen aprobado). Hay dos aspectos muy divertidos que la manzana Ana Rosa Quintana no ha tenido tiempo de explicarte: Catalunya es la única comunidad autónoma que tiene un Estatut que no votó y hay artículos en el Estatuto andaluz idénticos al catalán que el Tribunal Constitucional no ha impugnado.

Las manzanas peperas se vinieron arriba y ante las peticiones de las manzanas catalanas de organizar un referéndum para decidir si queremos una frutería propia, empezaron a recurrir leyes catalanas que el Tribunal Constitucional (en menos tiempo de lo que tarda un alcalde manzana del PP en pudrirse) anulaba, despojando así a las manzanas catalanas de cualquier posibilidad de considerarse sujetos políticos con cierta capacidad sobre sus vidas de manzana. Después de una larga lista de no, no, no, no, no, no, no y no, a las manzanas catalanas les empezó a salir el zumo por el rabito (no busques connotaciones sexuales), organizaron un conato de referéndum un 9 de noviembre, decenas de performances que dejan al Cirque du Soleil en un grupo de amateurs y, por fin, un referéndum para saber si a las manzanas catalanas les gusta más la frutería monárquica o la republicana. Y todo, absolutamente todo, en un ambiente pacífico como sólo las manzanas sanas pueden garantizar.

Pues bien, en Catalunya desembarcó un contingente de manzanas policiales al grito fraternal (ironía) de “a por ellos” y vaya si fueron a por nosotros. Pero de eso no os habéis enterado las manzanas superinformadas porque la manzana Susanna Griso estaba haciéndole la pelota a la manzana Albert Rivera, el ABC parecía un álbum de cromos del rey manzana y el níspero Marhuenda lamía las baldosas que pisaba la elocuente manzana M. Rajoy.

Después de que muchas manzanas catalanas acabaran como si hubiesen hecho el Rally Dakar encima de la cama de clavos de un faquir y después de que el rey manzana experimentara un subidón, subidón, y les metiera la bronca por querer votar, los dirigentes manzanas catalanes quisieron proclamar la república manzanil, con menos éxito que el que tendría Zoido pronunciando correctamente la palabra Schweppes con un polvorón en la boca (o sin él). Y llegó la manzana Llarena y la manzana Lamela. Y escribieron las mejores páginas de ficción judicial, superando incluso a la manzana John Grisham. Y sonaron palabras como tumultos, sediciones, rebeliones y todo lo que pudiera parecer salido de la revolución francesa, de la revolución rusa o de una película ultraviolenta de la manzana Sam Peckinpah. Golpistaaaaaasssss… naziiiiiiiisss… traidoreeeeeeesss… El spanish inconsciente colectivo se llenó de un vocabulario de reproches e insultos que pasarán a la historia de muchas manzanas catalanas como un “no quiero saber nada de España en los próximos mil años porque estoy hasta el rabito de las faltas de respeto y empatía”.

La historia continúa. Algunos dirigentes manzaniles catalanes están en prisión preventiva a 600 kilómetros de su casa (mientras Urdangarín ha estado esquiando en Suiza y ahora irá a una prisión de mujeres) y otros están en el exilio (tú los llamas fugados de la justicia y yo, fugados de la injusticia). Hay incluso dos manzanas que, por subirse en el mismo vehículo de la Guardia Civil en los que se habían subido manzanas periodistas previamente, pueden recibir penas de 30 años de cárcel. Y lo que las manzanas supercool de la televisión matinal no te han explicado es que su delito fue subirse a un coche de la Guardia Civil para pedir a la gente que se fuera a su casa, en una manifestación, por cierto, que hubiese sido igual de violenta que si la hubiesen convocado los Teletubbies (aunque yo de Tinky Winky, con su aspecto de abridor de cervezas no me acabo de fiar).

¿Qué sucedió después? Pues que muchos catalanes manzanas consideramos que se está cometiendo una enorme injusticia con los presos y los exiliados. Y de ahí nace el lazo amarillo cuyo origen es incierto aunque se popularizó con la canción She wore a yellow ribbon que es un homenaje a los soldados que están lejos de sus casas. Round her neck she wore a yellow ribbon.

She wore it in the springtime and in the month of May. And if you asked her why the heck she wore it, she wore it for her lover who was far, far away. Far away, far away. Como ves, no tiene absolutamente nada que ver con los nazis. Nada. Reclamar un referéndum de autodeterminación no tiene nada que ver con los nazis. Nada. Y llevar un lazo amarillo para exigir la liberación de presos políticos, no tiene nada que ver con los nazis. Nada. Ya basta de banalizar la muerte de tantos millones de personas a manos de un régimen que asesinaba al por mayor. Ya basta de tanta mierda que os han metido en vuestra cabezota los corruptos, los periodistas que no se atreven a toser porque su empleo es precario y dependen de la publicidad de las grandes marcas y las líneas ideológicas que marcan los amigotes corruptos y ya basta de dar por supuesto todo lo que digan los altavoces del relato oficial sin cuestionar, ni siquiera, que Europa ha dicho NO a las ficciones de la justicia (?) española. ¿Señalar a los que no llevan el lazo amarillo? Hay argumentos pobres, escasos de valor, poco documentados pero este… es que me quedo sin palabras. ¿Llevar un lazo amarillo es señalar a los que no lo llevan? ¿Pero eso qué es? ¿Sociología inversa? Yo que sé… en serio… hay que salir ordenadamente de esta sociedad que empieza a alcanzar cotas de toxicidad intelectual muy dañinas. ¿Lo has entendido con manzanas? Ya no sé cómo explicarlo.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter

@blogsocietat 

Unknown

Facebook

youtube

YouTube

Anuncis