Bienvenidos al infierno

maxresdefault

Todo empieza con una gran explosión que envía la cruz del Valle de los Caídos a las Azores. ¡¡¡Buuuuuuuum!!! Se interrumpe el programa matinal de cocina y el Telediario se inicia con un agujero que se ha abierto en el suelo. El submundo en el televisor, en directo y a todo color. Bienvenidos al infierno. Hay un idiota que mueve la bandera mientras los nostálgicos le jalean. Cantan un himno sin letra. Un extertuliano escupe fuego para seguir con la costumbre. Hay wi-fi en el infierno para que los trolls se sientan importantes con sus cuatro seguidores, siempre buscando pelea. Un anuncio luminoso de Albert te da la bienvenida con su sonrisa Profidén y sus injertos de cabello. En cada esquina una tertulia, un reality show, la vida es un espectáculo de dolor en alta definición. Famosetes vendiendo ecografías, sexo en los camerinos, polvos nasales y gin tonics manchados de carmín. Te vendo una exclusiva: mis tetas son nuevas. Pues ya no me llamo Manolo, ahora soy Silvia y valgo veinte mil pavos si te lo cuento en el plató. Eso es un Sálvame y un grito de sálvese quien pueda.

Hay en el infierno mil formas de dar la nota, una isla de celebrities vendiendo su alma por un plátano, cantantes que nadie escucha, folclóricas en decadencia, celulitis, cartucheras, una copla en mp3. Puertas giratorias a los calderos, el banquero ardiendo, el ministro sin cartera, el presidente sin careta. La luna no baja al infierno cuando la noche es eterna. Hay antidisturbios que cargan de nuevo, tumultuario el averno, me llevo tus urnas, si acaso ya vuelvo. Bertín bebe vino, Ana Rosa se pinta las uñas, Susanna anuncia yoghourts que mejoran el tránsito intestinal, excrementos no faltan cuando hay que subir la audiencia. Menos botox y más votos, grita el progre en la esquina de ningún lugar. Menos face y más book, canta el coro de hipsters de larga barba en un festival de verano.

Hay en el infierno mil formas de perder el tiempo: un juego de marcianitos, un autodefinido en el que ros siempre es gorro militar, una charla con un pesado, un vino que te ha sentado mal. El solitario busca pareja; el timador, una víctima; el chantajista, una excusa; el corrupto, una coartada. Prime time en el infierno y corte a publicidad. Mil productos que no necesitas, mil promesas de felicidad, la chica perfecta que anuncia adelgazantes, el tenista de dientes blancos y el coche molón.

Sale Soraya. Es la ley, pequeños cachorros. Sale Pedro. Es la ley, pequeños cachorros. Sale el niño. Es la ley, pequeños cachorros. Sales tú y gritas: es la dignidad, siempre es la dignidad. Porque todo gira en torno al amor. Incluso en el infierno. El amor a la libertad, o al dinero, o al poder, o a un minuto en la fama, o a una eternidad en la calma. Bienvenidos al infierno. Es tu vida o mi condena.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter

@blogsocietat 

Unknown

Facebook

youtube

YouTube

Anuncis