Hola. Me llamo Àlex Ribes

addicted to fiction

En mi cuenta de Facebook esta tarde me han dicho que daba pocos detalles sobre mi vida. Seguramente es cierto. Mantengo una relación extraña con las redes sociales. Por una parte soy patológicamente introvertido y celoso de mi intimidad. Pero por otro lado he encontrado en internet la posibilidad de publicar aquello que me ronda por la cabeza, mi humilde visión del mundo, lo que me sorprende, me indigna o que provoca que el Lou Reed que todos guardamos en nuestro interior me diga: take a walk on the wild side.

Voy a confesar algo que quizás ya he dicho en alguna ocasión: mi intención era permanecer siempre en el anonimato, que se juzgaran mis textos pero no a mí, por mi aspecto físico, mi nombre, mi relación con mi entorno o vete a saber qué. Uno de mis ídolos es el artista urbano Banksy y me maravilla que durante todos estos años haya guardado el anonimato (creo que eso ya lo he dicho). Que ese rechazo por la fama se dé en un artista es realmente extraño. En mi caso, llegó la posibilidad de publicar un libro (uno de mis sueños convertidos en realidad) y tuve que dar el paso. Había que dar la cara en la presentación del libro y, al fin y al cabo, no soy un terrorista, sino alguien que junta palabras, con el que puedes o no estar de acuerdo, pero que vive sin más manual de instrucciones que la simple y llana improvisación. Vivimos en presente, ¿no? Nos enamoramos en presente, gozamos o sufrimos en presente y la cagamos en presente. Por definición el futuro es sinónimo de incertidumbre y ahí están los pobres soñadores que juntan palabras, llenan de color el lienzo, desafían al silencio con música o encierran espacios con edificios preciosos.

¿Qué queréis saber de mí? Trabajo de profesor desde hace muchos más años de los que imaginaba cuando empecé. Me encanta mi trabajo. Hay días difíciles, cierto. Pero cuando cierro la puerta del aula e intento compartir con chicos y chicas jóvenes mi pasión, soy feliz. ¿Qué más? Soy padre. No voy a compartir aquí lo que siento por mi hija porque la carga de azúcar podría provocaros un coma diabético. Sin embargo, sé que es una de las personas más divertidas, interesantes, inteligentes, sensibles, cariñosas y con más potencial que conoceré en mi vida. Y lo mismo podría decir de mi pareja.

¿Qué me gusta? La creatividad humana. En todas y cada una de sus maneras de manifestarse. En la creatividad está todo. Está la capacidad de encontrar soluciones a los problemas, el dolor frente al abismo, la felicidad de poner algo nuevo en el mundo, los interrogantes que uno ha de seguir haciéndose aunque no tengan respuesta, está la belleza, la sensibilidad, la curiosidad, las hostias frente a muros invisibles, el amor, la pérdida, el fracaso, los naufragios, la nostalgia, el tiempo cabrón que jamás regresará, el lado salvaje… take a walk on the wild side.

Me gusta la cultura. Ya lo sé… decir esto es peligroso. ¡¡¡Uhhhh!!! ¡¡¡Pedante!!! Pero no me gusta la cultura como barricada: yo estoy en este lado y tú en el otro. No me gusta la cultura para ganar al Trivial Pursuit. Además, ¡¡¡no soy culto!!! También me gusta el deporte y no soy deportista. Me gusta la cultura como resultado de la creatividad humana, aquí, ahora, o hace cuatrocientos años en Florencia. Me gusta ponerme música y pasear solo por un museo. Me gusta sentarme un viernes por la mañana en el Xcentric del CCCB y mirar vídeo arte. Me gusta cerrar los ojos y dejarme llevar por lo que suena en mi iPod. Lo hacía de adolescente en mi habitación, cuando el mundo me parecía excesivamente cruel y me sentía abrumadoramente solo y lo hago ahora, cuando la soledad es un oasis y no un desierto al que la vida te lanza.

Me gusta viajar. De todas las formas posibles. Físicamente y también a través de la lectura, del cine, de la pintura, del teatro… Viajar es entrar en el alma de las sociedades y, si haces un zoom, también de las personas. Podemos leer muchas cosas sobre Chopin pero si apagas la luz de la habitación, subes el volumen de los auriculares y escuchas el Nocturno en mi bemol mayor Op 9 Nº 2, podrás entrar en su alma, darte una vuelta por todos sus rincones y salir sin hacer ruido. Y murió en 1849.

¿Qué más os puedo explicar sobre mí? El resto creo que lo sabéis: catalán, indepe, republicano, de izquierdas, culer… Sueño con una sociedad en la que nadie tire papeles al suelo, haga ruido en el cine o fume en lugares prohibidos, en la que nadie invada espacios privados en los que no haya sido invitado, en la que nadie decida demasiado por mí (puedo inclinarme un poco pero no quiero romperme o dejar de reconocerme), en la que nadie emplee la violencia, en la que se apueste más por estrategias colaborativas que competitivas, en la que los derechos humanos sean cada vez más humanos y menos corporativos, en la que los débiles tengan voz y sean discriminados positivamente si es necesario… Sueño con una sociedad que cada vez sea menos narcisista. Sueño con la posibilidad de que equivocarse forme parte de la condición humana. Sueño con una sociedad que se emocione, que aprecie la belleza, que sea consciente de la caducidad del cuerpo humano y de que cada uno de nosotros somos el resultado de miles de años de conquistas. Sueño con que los poetas, los artistas y los científicos tengan el espacio mediático que merecen, por encima de famosetes incultos y tertulianos profesionales. Sueño con ver en el paro a más de un pirómano. Sueño con la posibilidad de que todos los cabrones, los violadores, los castradores de emociones y los violentos se vayan todos juntos a ese lugar simbólico conocido, comúnmente, como mierda. No nos sintamos mal por hacerlo. Enviémosles a la mierda. Es terapéutico y pedagógico. ¡Vete a la mierda! Señalémosle su lugar en el mundo. Tenemos derecho. ¡A la mierda! ¡Me tienes harto! ¡Cómprate una isla!

En fin, me llamo Àlex Ribes. Soy provisional pero también soy feliz juntando palabras. Y mi frase favorita de todas las canciones de Quique González es: “necesito entrar en los sueños de alguien”. To be continued.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter

@blogsocietat 

Unknown

Facebook

youtube

YouTube

Anuncis