Las lenguas no tienen índice de Dow Jones

JM

Estimado, o no:

Para hallar las respuestas correctas, lo mejor es formular las preguntas adecuadas. Y la tuya dista bastante de acercarse a una cierta utilidad. ¿Por qué estáis a favor de los idiomas minoritarios?, preguntas. Para empezar, no sé qué entiendes por “idiomas minoritarios”. ¿Minoritarios en su capacidad de comunicar? En ese caso, debes referirte a los gruñidos matinales que todos proferimos cuando suena el despertador. ¿Minoritarios en cuanto al tamaño de su comunidad lingüística? Si es ése el motivo de la pregunta, deberías también preguntarte por qué aún se sigue practicando la tauromaquia, al fin y al cabo, es una actividad extremadamente minoritaria en el mundo. Lo que sucede es que la pregunta contiene un ADN neoliberal que contamina la cultura, la pervierte y la transforma en un producto de consumo más. Que sí, que lo es, que existen industrias culturales que necesitan subsistir para que los músicos, escritores, pintores o cineastas puedan vivir de su actividad. Sin embargo, la lógica neoliberal de masivo versus minoritario, el pez grande se come al pequeño y sólo mido cantidades, es algo que debería apartarse de la cultura. Cuestión de supervivencia.

A bote pronto, mi respuesta a tu pregunta sería: porque se puede hablar, escribir, pensar, soñar, protestar, recordar, ser recordado, convencer, seducir, romper corazones, unirlos, revolucionar conciencias, perdonar, escuchar, ser escuchado, idear, liderar, inventar, prometer con ellas y, sobre todo, amar. ¿Te parece poco? Éstas y otras muchas son las funciones del lenguaje y quienes las permiten son las lenguas. Ciertamente su utilidad tiene bastante que ver con la comunidad lingüística a la que pertenecen o, mejor dicho, que crean. Emisor, receptor, mensaje, canal, contexto y código. Son los elementos presentes en todo proceso comunicativo. Código o, si quieres, llámalo lengua. Las lenguas, además, son el reflejo de cientos de años de vocación comunicativa y de ganas de explicarse. No siempre, porque hay lenguas ágrafas (sin escritura), pero en la mayoría de los casos las lenguas tienen detrás una producción literaria que, además, constituye la prueba empírica de una cultura, de unos tiempos, de un territorio, de personas que viven. Personas que viven. Se dice rápido, son sólo tres palabras pero constituyen la esencia, el fin de la apuesta más relevante. Personas que viven y que usan la lengua de sus padres, de sus familiares, de sus amigos, de sus compañeros… Sin importarles estadísticas o supremacismos de ignorantes vocacionales agarraditos a la bandera que mantienen argumentos incongruentes. Porque si se defienden posturas neoliberales en cuestiones lingüísticas, debe ser para todas las lenguas, incluida el castellano. Y como en el capitalismo hay que cantar el famoso “follow the leader”, la solución es tirar al castellano a la papelera de la Historia y empezar a estudiar chino mandarín. 1000 millones de hablantes frente a los 400 del castellano. Te deseo suerte.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter

@blogsocietat 

Unknown

Facebook

youtube

YouTube

1024px-Instagram_logo_2016

Instagram

Anuncis