Deprisa, deprisa, deprisa, deprisa…

democria

Y te quitan a Rajoy. Y se va a tomar el sol. Cara al sol. Ya es lo suyo. Y te quedas raro. ¿Qué ha pachao? Y sale Cospedal. Que no, que son Casado y Soraya. Y hablan del monotema. Ana Rosa ya está morena. ¿Perdón? Siempre está morena. Y Susanna caga bien. Los yoghourts hacen milagros. Losantos vomita bilis y se hace un granizado. Y escribes un tuit para la selección. Y te eliminan en octavos. Y vuelves a guardar la bandera. Y escribes un tuit lamentándote. Y le echas la culpa a Piqué. Y sale Corinna. Y te enteras de que el campechano ya no lo es tanto, o quizás demasiado. Y deseas que en los penes de todos los monarcas tatúen la palabra PIÉNSATELO, o “PILO” en estado de relajación real. Y en Alemania te dicen que nicht. Y buscas en el diccionario y significa no. Que no, nene, que no hay rebelión. Y Puigdemont se bebe una birra a tu salud. Visca la república. madafaca. Y te vuelves euroescéptico. Y te da igual vagar por el espacio sideral. Sin Eurovisión y sin mundial. Ganó la de la gallina y ganaron los franceses. Merde, que es mierda en castellano. Y gobierna Sánchez, el guapo que se ha comido la bibliografía de Paulo Coehlo. Y sigues siendo muy español y mucho español. Y te quieren sacar a Franco de la tumba. Y las momias levantan la mano pidiendo taxi. Y tú dices: oh, Franco, me pirro por tus huesos. Literal. Y sacas la bandera otra vez. La del pollo, nene, que esto es el Franco Fried Chicken. Y todo va muy rápido. Deprisa, deprisa, que es una peli de yonquis. Y te manifiestas. Y gritas “Viva Franco”. Pero lo haces sin tabla ouija y la momia ni se entera. Y gritas “Arriba España” en el país que no sabe poner submarinos bajo el agua. Y los restos de Franco menos peligrosos son los del Valle de los Caídos. Y un poli agrede a un fotógrafo indepe. ¡Ha sido su nariz que me ha golpeado el puño! Y el poli lo denuncia porque todos sabemos que un poli siempre huye dejando una navaja detrás suyo cuando debe retener a alguien. Viva la ficción. Y ahora, ¿qué? Lo de siempre. Escribir deprisa. Insultar. Vaciar la mierda en Twitter. Reciclemos el odio en el contenedor orgánico del pajarito travieso. Deprisa, deprisa, que es una peli de yonquis. Y no recuerdas que lo has dicho. Pero escribes deprisa, deprisa. Y quieres llegar cuanto antes a golpistas de mierda, supremacistas nazis. Y te detienen por exceso de emociones chungas. Va a 140, estimado, o no, Gaspar de Castilla. Va tan rápido que se inventa la democria, que no es un sistema político, sino un exceso de velocidad. Y le multa un bloguero anónimo que no lo es tanto. Y todo va tan rápido que la vida es democria, urrealista y un tanto traña. Que antes de llegar al insulto hay que pensar porque pensar es divertido. Piensa en un pene que diga PIÉNSATELO en pleno alzamiento. Porque eso sí es un alzamiento y no un golpe de estado.

nou final

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

logotw Twitter

@blogsocietat 

Unknown

Facebook

youtube

YouTube

1024px-Instagram_logo_2016

Instagram

Anuncis