La “repubica” no existe

repubica

Estimado, o no:

Si entendemos la “repubica” como aquella persona que tiene dos pubis, debo darte la razón. Yo al menos no conozco a ninguna “repubica”. Serían personas con cuatro piernas y dos aparatos genitales, lo que les posibilitaría grandes combinaciones de calzado y una vida sexual que podría ir desde la endogamia más solitaria, al menage à trois, en menos tiempo del que tarda Jiménez Losantos en decir Albegt Guivega. Además, la depilación genital generaría múltiples posibilidades de decoración Rococó. En todo caso creo que con un solo pubis funcionamos bastante bien. No le demos ideas a la ingeniería genética porque bastante trabajo tienen ya los diseñadores de zapatos y los sexólogos.

En cambio, si por “repubica” te refieres a república, permíteme que no esté de acuerdo con tu afirmación. Pero vayamos por partes, como piensa el toro cuando ve al torero menear el paquete delante suyo, como diciendo “mira el pajarito”.

Una república es una forma de Estado en la que la máxima autoridad no es un monarca y las demás autoridades ocupan el poder a través de diferentes formas de gobierno. Un monarca es siempre una persona y no un animal que habla (que no te engañe Disney) cuyo destino ya estaba escrito en ese momento mágico en el que un espermatozoide eyaculado del pene de otro monarca alcanza el óvulo de una reina. La monarquía vendría a ser como una franquicia que se transmite de padres a hijos. Europa ha conocido la franquicia de los Habsburgo, los Oldemburgo, los Windsor, los Grimaldi, los Borbones, los Chichos (bueno… reyes de la rumba flamenca). 

La república, en cambio, no viene impuesta por el semen. Es menos… líquida. Nadie dice: “¿veis el pene de este señor o los ovarios de esta señora? Pues bien, de ellos saldrá un espermatozoide o un óvulo elegidos para presidir la república”. Y es que ese privilegio se lo tendrá que ganar en las urnas. No sé lo que piensas pero creo que hay una sutil diferencia. Desvincular la genética del ejercicio del poder parece algo más racional que adjuntarla a ciertos privilegios.

En 1815, Europa contaba con 55 monarquías y 9 repúblicas. En el 2018, en cambio, en Europa hay 10 monarquías y 20 repúblicas. Eso se debe a que, o bien la calidad del semen de los monarcas ha sido inversamente proporcional a su promiscuidad y a su atávica obsesión por mantener relaciones interfamiliares (en catalán decimos, com més cosins, més endins) o bien a que las ideas republicanas han ido triunfando a medida que se han ido extendiendo las ansias de libertad y la conquista de los derechos humanos más básicos. La república es la forma de Estado más común en todo el mundo ya que es la forma empleada en más de 140 países. No siempre la república es sinónimo de democracia pero lo que sí queda claro es que la república sí existe. Y si no que se lo pregunten a María Antonieta.

49180886_2232505110320822_5074503340532957184_o

Pots seguir el BLOG SOCIETAT ANÒNIMA a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

logotw Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

youtube

YouTube

Anuncis