Preservativos lingüísticos

febles

Estimado, o no:

Hoy me he despertado amable y una extraña fuerza de bonhomía y buen rollete me ha llevado a querer ayudarte (aprovéchalo porque no siempre me despierto con esta empatía). Si te encuentras en esa desolación existencial que te impide entender el “afiche”, no te preocupes, este catalán solidario con el monolongüismo militante te va a resolver el conflicto. “Coneixem el problema. Posem-li condó” significa que, cuando uses condón, tienes que hacerle varios agujeritos (antes de ponértelo, obviamente). Al parecer, el rozamiento con el preservativo es malo para la delicada piel del glande. Practicándole unas incisiones, logras crear una capa de aire que facilita la ventilación del pene en esos momentos de intimidad. Los agujeros, además, provocan por un extraño fenómeno acústico que el pene se convierta en una flauta, eso sí, con un agujero solo como la de Bartolo. Si eres lo suficientemente hábil, podrás interpretar la música de Tiburón, el Malamente y el himno de la mayoría de países de la UE. Quizás el de España se te resista un poco por eso de lo que le pasó a Dani Mateo, pero con un poco de fuerza de voluntad podrás hasta encontrarle letra. Ahora tienes que darle las gracias a la Generalitat Valenciana porque este cambio en tu vida y en la de los que padecen problemas como el que denuncias, puede ser toda una epifanía. Y si algo sale mal, siempre tienes la posibilidad de argumentar que creías que Clamidia era una princesa Disney y Gonorrea un cocinero vasco.

De todas maneras, déjame que te diga algo que me preocupa. Dices que siendo español no puedes entender el letrero. ¿Por qué? ¿Se trata de alguna limitación colectiva provocada por la geolocalización del nacimiento? ¿Es la venganza de Boabdil? ¿Una maldición de los mayas por el daño que provocaron los conquistadores? Es que si es así, deberíamos empezar a avisar a las academias de idiomas de España que aquí no tienen nada que hacer, que son tan inútiles como el siglo XXI para Josep Borrell.

Como profesor, déjame que te diga que hay cuatro tipos de alumnos. Los que saben y quieren aprender más. Una delicia. Los que saben pero no quieren aprender más. Una lástima. Los que no saben pero quieren aprender. Mis preferidos. Los que ni saben, ni quieren aprender. Los mejores preservativos lingüísticos.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

logotw Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

youtube

YouTube

Anuncis