Catalunya en el Wallapop

camuñas

Estimado, o no:

Gracias. Gracias eternas por la labor que ha hecho España por Catalunya. ¿Dónde quieres que me arrodille? Piensa que ya tengo una edad y que después me costará levantarme. ¿Me arrodillo aquí en señal de reverencia? Eh, no pienses mal. Sólo me arrodillo como agradecimiento… aún no te conozco… y yo hasta que no me bebo un cubata… Lo que te decía, quiero agradecer desde este humilde blog todo lo que España ha hecho por Catalunya. Para empezar, algún español y muy español debió bajar de la meseta con un libro de gramática de lengua catalana, cual Moisés en el Sinaí, y nos concedió el privilegio de ser bilingües. Gràcies. De tot cor. Se trata, sin duda, del mayor regalo que el imperio español nos hizo en su misión de colonizar (palabra que como todo el mundo sabe, procede de la acción de introducir cosas por el recto hasta que llegan al colon con la pedagógica idea de españolizar gratis). Lo cierto es que ese español, en el cielo rojigualda se halle, debe estar arrepintiéndose porque es bien sabido que utilizamos el catalán para fastidiar. El castellano se emplea para hablar y el catalán se usa para fastidiar. Después nos venimos arriba y hasta hablamos a los perros en catalán, cuando es de dominio público que los perros sólo entienden el castellano. Guau.

También quiero agradeceros la invención de nuestras instituciones porque Catalunya antes estaba más vacía que la retórica de Inda. Antes todo esto eran campos. Había un catalán en el Pirineo, otro en Tarragona y algún británico despistado en Lloret. El resto, hasta la llegada de la civilización española, era una tierra yerma, sin rotondas, ni Mercadonas, ni un Corte Inglés en el que robar bolígrafos. Yo creo que había una especie de barrera de fuerza a lo Star Wars que impidió la llegada de romanos, griegos, visigodos y jugadores buenos del Valencia para el Barça. Misterio. Suerte que en ese acto de altruismo hispano, nos disteis las instituciones: la delegación de Hacienda, la delegación del Gobierno, los tribunales de justicia, la Guardia Civil, la policía nacional y el juez Llarena, porque de no haberlo hecho, ahora vagaríamos por el espacio como George Clooney en Gravity cuando busca una cápsula de café en algún lugar entre Marte y la humildad española.

Hechos los agradecimientos, también procede expresar las disculpas en un acto de contrición catalán. Qué bien vivías con vuestro paro, con la prima de riesgo, con los problemas de alfabetización en algunas comunidades, con los informes PISA, con la dependencia de las subvenciones europeas y con vuestra ultraderecha, tan mona ella. Pero claro, vinimos los catalanes a quejarnos. Malotes que somos. ¡Quejicas! ¡Protestones! Shhhhh, que se despierta la ultraderecha… no hagas ruido… Shhhhh… Después de todo lo que ha hecho España por Catalunya, ahora va y nos rebotamos. Traidores, que somos unos traidores. No os merecemos. Yo creo que nos deberíais poner en Wallapop y que nos compre algún país con pasta. Quién sabe, quizás nos podrías vender a Alemania a cambio de que se os perdone la deuda externa. Pensadlo.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

logotw Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

youtube

YouTube

Anuncis