Carta a Fran Rivera

fran

Estimado, o no:

Responder a tu pregunta es fácil: si no llevas un lazo amarillo o si no quieres votar en un referéndum de autodeterminación, no debes tener miedo por tu integridad física. Ya está. Encantado de haber respondido a tu pregunta. Adiós.

Bueno… ya que estamos aquí, déjame que me alargue un poco más en mi explicación. Puedes pasear tranquilamente por Catalunya, lo que sucede es que si se te ocurre venir vestido de torero y vas marcando paquete por las Ramblas, será difícil que algunas personas permanezcan indiferentes a tu sex appeal. Llegado el caso, deberás elegir entre que te den las orejas o el rabo. Aquí viene un guiño de ojo. Pero si se te ocurre pasear normalmente como cualquier otro turista, es muy probable que lo único que logres sea la absoluta indiferencia. Al fin y al cabo, la afición por los que os dedicáis a matar animales es muy residual en Catalunya. Pocas caras de toreros conocemos aunque debo admitir que el parche y las patillas de José Padilla, el Mister Potato de la tauromaquia, las reconocería aunque las viera en el peor tugurio de Barcelona. Iba a decir en cualquier biblioteca pero este texto no pretende ser de ciencia ficción.

¿Sabes lo que pasa? Que somos todos una pandilla de alienados que ríete de los personajes de Orwell (lo sé, hablar de Orwell a alguien que no sabe puntuar correctamente un tuit es arriesgado). Para explicártelo gráficamente, si sólo vemos los programas de Ana Rosa y Susanna, escuchamos las tertulias radiofónicas de Losantos y sufrimos eyaculaciones virtuales con el tupé de Marhuenda y las patillas de Inda, es muy probable que nuestro espacio de conocimiento sobre Catalunya se sitúe en la frontera que separa un eructo de morcilla de arroz y un sorbo de vino en tetra brick. Digamos que nuestro conocimiento sobre la realidad no se ajustará demasiado al que tendría un ser humano tipo. Esta alienación (léase: pérdida de la razón y del sentido crítico) nos puede llevar a pensar que el monumento a Colón está protegido por sacos de arena, en Plaça Catalunya las palomas se han hecho del CDR Em cago en tu, el Passeig de Gràcia está abarrotado de trincheras y los vendedores de costo del Raval ahora se dedican a la compra-venta de AK47. Y no, Fran, no es así.

No obstante, si crees que no vas a poder visitar el Museu Picasso tranquilamente, asistir a la magnífica exposición de Jaume Plensa en el MACBA, disfrutar de un espectáculo de danza contemporánea en el Mercat de les Flors, charlar con escritores en el Kosmópolis del CCCB o… uf, creo que no lo tenías previsto, ¿no? Lo siento, me he venido arriba. Que sí, que tranquilo, que podrás pasear disfrazado de Naranjito si te apetece, con la rojigualda en los hombros y cantando el Viva España. Pero si te hacen fotos y las suben a Instagram con la etiqueta #pirado, no te quejes. Por cierto, si estás orgulloso de ser español y declaras públicamente tu amor por España, o eres nacionalista o es que Hacienda te va a hacer una inspección fiscal.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

logotw Twitter @blogsocietat 

Unknown Facebook

youtube

YouTube

Anuncis