Demagogia

demagogia

Estimado, o no:

Según la Wikipedia “Demagogia (del griego δῆμος -dēmos-, pueblo y ἄγω -ago-, dirigir) es una estrategia utilizada para conseguir el poder político que consiste en apelar a prejuicios, emociones, miedos y esperanzas del público para ganar apoyo popular, frecuentemente mediante el uso de la retórica, la desinformación, la agnotología y la propaganda política”. La segunda acepción del diccionario de la RAE define la demagogia como la “degeneración de la democracia, consistente en que los políticos, mediante concesiones y halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder”. Hay, por lo tanto, una apelación a los sentimientos y emociones más que a la razón, no vaya a ser que la razón provoque que los argumentos caigan sobre su propio peso.

Dices tú que “pagamos un gobierno autonómico para que gobierne para TODOS”. Pues siento desilusionarte pero sería el primer gobierno que gobernase para todos. Olvídate, el Papá Noel que estas navidades veas en el centro comercial no viene de Laponia, el rey nunca ha pasado un proceso de selección laboral y ningún gobierno dedica sus esfuerzos a contentar a todos los ciudadanos. Te voy a poner un ejemplo. Imagínate que un gobierno dice “bajaremos los impuestos”. Mola, ¿no? A simple vista, decir “bajaremos los impuestos” es algo que parece beneficioso para todo el mundo pero:

a) ¿con qué pagaremos la sanidad, la educación y las infraestructuras?

b) ¿qué impuestos bajará?

Por ejemplo, los impuestos directos recaen sobre las personas o entidades y gravan directamente la capacidad económica de las personas o entidades. Los impuestos indirectos, en cambio, recaen sobre los bienes o servicios y las transacciones que se realizan con ellos. Si bajas los impuestos directos como el “Impuesto de sociedades”, Florentino Pérez estará muy contento pero a Doña Lucía, que cobra una pensión que la sitúa en el umbral de la pobreza, le dará igual. No es la CEO de ninguna start up, no está en el consejo de administración de ninguna multinacional y la única bolsa que conoce es la del pan que cuelga de su cocina de cinco metros cuadrados. En cambio, a Doña Lucía le iría muy bien que bajaran un impuesto indirecto como el IVA ya que el pan que compra cada día le resultará más barato. Ya sé que todo esto es muy complejo y no pretendo simplificarlo pero sí reflexionar un poco sobre esos discursos demagógicos que salen de la boca de los políticos y que se repiten en eco hasta que acaban teniendo la apariencia de verdad.

No, no hay un sólo gobierno que gobierne para todos. Es que no debe ser así. Yo no quiero parlamentos o gobiernos que promuevan leyes injustas, que potencien la homofobia, el machismo o el racismo. No quiero parlamentos o gobiernos que faciliten el despido o la censura en las redes sociales y los medios de comunicación. Otros lo querrán, pero ahí está el juego de la democracia. Y por eso existen (o existían) las izquierdas y las derechas o los independentistas y los unionistas. Por eso, cuando veas que un presidente promete en su discurso de investidura gobernar para todos, está mintiendo. Queda muy bien pero es pura demagogia. Lo de las críticas a las “embajadas catalanas” es demagogia ya que no es la comunidad autónoma que más dinero dedica a la promoción exterior y el mantra del 3% procedente de partidos ahogados en corrupción, no sólo es demagogia, sino cinismo descarnado. De todas maneras, hay algo en tu tuit que me ha hecho gracia. Acusas al gobierno de la Generalitat de no gobernar para todos. Pues mira, como independentista me gustaría que gobernara más para el independentismo, porque para eso se presentaron a las elecciones. Y me encantaría que la mayoría absoluta independentista en el Parlament se notara bastante más. ¿Te das cuenta? Los gobiernos no gobiernan para todos. Y sí, el Papa Noel del centro comercial es un estudiante que necesita pasta y el rey nunca ha hecho una entrevista laboral porque su currículum venía en su ADN. La monarquía es mágica. Por cierto, eso de que la Generalitat ignora a más de la mitad de sus patronos, ¿significa que ya has hecho un referéndum de autodeterminación y conoces los resultados? ¿Lo ves? DE MA GO GIA. ¿Por qué? Ha salido una palabreja en el inicio de esta carta: agnotología. Se trata ​del estudio de la ignorancia o duda culturalmente inducida, especialmente a la publicación de datos científicos erróneos o tendenciosos y es una de tantas herramientas de la DE MA GO GIA. 

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster

Anuncis