¡Vaya, vaya, con las vallas!

vallas2

Estimado, o no:

Una valla es una “línea o término formado de estacas hincadas en el suelo o de tablas unidas, para cerrar algún sitio o señalarlo”. Metafóricamente, es una barrera que se interpone entre tú y el mundo. Cuando estás encerrado en un marco mental pequeñito, lo curioso de la valla es que adquiere la forma de un círculo y, vayas donde vayas, siempre acabas encontrándotela. Una valla es como Inés Arrimadas, siempre interrumpe el paso en lugares en los que no debería estar. ¡Vaya, vaya, con las vallas!

Hay vallas en Ceuta, en Melilla… Hay vallas para que los que quieren entrar no puedan hacerlo y los que quieren salir no se escapen, no vaya a ser que cuestionen lo que hay dentro y lo expliquen fuera. Hemos llenado el mundo de vallas como si con eso fuese más fácil domesticar a las personas. Así, levantamos vallas de género y decimos a las mujeres que no deben salir solas por la noche, en vez de encerrar a los violadores. Nos tomamos poco tiempo en levantar vallas cuando vemos a dos chicos o dos chicas besándose. Nos metemos donde no nos llaman. Irrumpimos en relaciones para poner vallas y acotar aquello que no entendemos. Ponemos vallas al color de piel, al origen, a la lengua que hablan los demás. Nos encanta que las cosas sean sencillas para que nuestro cerebrito mermado las comprenda. Por eso levantamos vallas lingüísticas menospreciando lenguas ajenas. Y llamamos “dialecto paleto” a lenguas que se hablan hace cientos de años, lenguas que construyeron novelas, teatro, leyes y sueños colectivos. Con ello expulsamos de nuestra diminuta capacidad de entender el mundo a los miles de personas que la hablaron antes en ese territorio llamado España y que ahora es un lugar repleto de vallas. Y le hacemos una foto a la historia cuando ésta es una larga película sin interrupciones. Levantamos vallas ante el tiempo. Quitamos hojas al calendario y sólo vemos un ahora distorsionado por indigencias intelectuales. Damos vueltas a lo mismo como hámsters en su jaula. Una valla con barrotes. Un hámster feliz en su micromundo de hámster.

Vallas que hay que derribar porque detrás el mundo es muy grande. Vallas que un día desaparecerán para que la inteligencia ocupe el lugar que ahora ocupa la mediocridad. Vayas donde vayas, hay vallas. Detrás de ellas, todo espera.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster