Castellet y butifarras @MARTAFE08682019

castellet

Estimada, o no:

Cada día me siento más joven, más guapo, más simpático. Me inundan unas enormes ganas de vivir, veo primaveras en los contenedores ardiendo, policías rodeados de arcos iris… De hecho, la voz de Pedro Sánchez ya no me recuerda a la de recepcionista de club en el que hay luces de colores y señoritas que fuman y te hablan de tú. No sé si alguna vez te he dicho que Pedro Sánchez imposta tanto la voz que un día su garganta decidirá darse la vuelta como un calcetín y le asomará la epiglotis por la boca. ¡Hola, epiglotis!

Soy feliz. Y te preguntarás por qué. Dilo, dilo: ¿por qué? Porque soy catalán. Nací en Catalunya, vivo en Catalunya, soy catalán y soy feliz. ¿Por qué?, volverás a preguntar clavando tu pupila rojigualda en mi pupila estelada. Soy feliz porque, a pesar de que los catalanes sólo hacemos “castellet” y butifarras, nos amáis profundamente, no queréis que nos organicemos con la forma de un nuevo Estado en el que ningún rey nos felicite la Navidad con su cara de fiestuqui, en su salón ultramoderno con muebles del Royal IKEA. Somos tan jóvenes, guapos y simpáticos que, a pesar de ofrecer al mundo solamente “castellet” y butifarra, no nos queréis dejar marchar de vuestro marco ejecutivo, legislativo, judicial, mediático, cultural y, sobre todo, hormonal.

¡Qué feliz me siento de ser catalán! Nos queréis tanto que se me va a salir el corazón del pecho y va a empezar a bailar flamenco encima de la mesa. Tac, tac… ta, ta, tac, tac… ¿Lo oyes? Ya no es un corazón. Es Sara Baras dando vueltas encima de la mesa, como si fuese Rafa Nadal persiguiendo pelotitas pero sin machismo. ¡Cuidado! Acaba de tirar el café. Pum. ¡Venga! Ahora mi corazón en éxtasis flamenco se ha metido de lleno en el azucarero.

Soy feliz a vuestro lado. Leo Twitter y se llena de piropos. ¡Guapos! ¡Cachondos! ¡Catapreciosos! Es un no parar. Sé que si viajo a la España profunda voy a firmar más autógrafos que Justin Bieber en el Congreso Mundial de Adolescentes Con Acné. En fin…

Pues nada, Marta, me alegro de que, a pesar de que únicamente hacemos “castellet” y butifarras, no quieras que nos independicemos de tu territorio de Osos Cariñosos y Hadas del bosque. Es una muestra más ese amor eterno a… ¿nuestra aportación a Hacienda y al déficit fiscal interterritorial? Por cierto, te iba a decir que se escribe “fer castells” y que quienes lo hacen son “castellers” pero prefiero dejarte con la duda de qué puede ser “fer cagar el Tió”.

Fes un click a sota per seguir-me a:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster