Todos somos la periferia de alguien.

Periferias

Estimado, o no, Alberto:

Todos somos la periferia de alguien. Todos somos el otro. Somos el que observa pero también el observado. Resulta humanamente lógico que nos consideremos el centro del mundo, al fin y al cabo, somos nuestra principal creación. No obstante, si uno cree ser de izquierdas, la mirada debe abandonar algunas veces el ombligo y ser partícipe de otras realidades. Es de primero de progresista. Dejemos el individualismo para los neoliberales.

Resulta curioso que hables de nacionalismos periféricos en un país con una estructura radial de carreteras y vías férreas, de Km. 0 en la madrileña Puerta del Sol, de capitalismo castizo en el que aún sigue siendo muy importante estar cerca de la corte y del palco del Bernabéu, y en el que la frase que se repite en la metrópolis es aquella que dice “de Madrid al cielo”. España es un país centralista, los ministerios están en Madrid, los principales medios de comunicación nos dan una visión del país con mirada madrileña y el efecto capitalidad en temas fiscales está más que demostrado. La estructura territorial basada en Comunidades Autónomas seguramente ha contribuido a descentralizar algo la gestión política pero que España sigue siendo un Estado Madridcentrista es más que evidente.

Como no pareces haber entendido el movimiento independentista catalán, déjame que te explique algo muy brevemente. Sospecho que los independentistas no queremos ser periferia de nadie en temas que nos afectan directamente, como son por ejemplo las inversiones públicas, nuestro modelo educativo o la gestión de la cultura catalana. Queremos ser el centro de nuestro mundo, eso sí, con la mirada hacia el horizonte, actuando localmente pero pensando globalmente. Queremos decidir. No nos sentimos mejores pero sí nos sentimos (que ya es mucho). Nos sentimos formar parte de una nación que no necesariamente coincide con otras identidades, respetables todas, pero que forman parte de procesos personales y no de imposiciones históricas o políticas. Yo quiero ser el centro de mi mundo, sin estar mirándome el ombligo todo el día, por supuesto. Pero quiero ser sujeto político y no ver que líderes que he elegido para un cargo público son expulsados de su escaño por obra y gracia de la falta de respeto a derechos humanos básicos.

Pues sí, Alberto, todos somos periferia de alguien. Somos el amigo de alguien, el conocido de alguien, el saludado de alguien o ese tipo anónimo que pasea soledades en una ciudad ante la mirada indiferente de otras periferias. Sin embargo, todos tenemos la vocación de querer ser el centro de algo. Por eso, “románticamente”  te digo lo que te escribió Antonio Baños en Twitter: “desde Catalunya la periferia eres tú”.

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster