La azarosa vida de la sopa de letras

sopa

Estimado, o no:

Me encantaba la sopa de letras cuando era un niño que quería ser futbolista, astronauta y logopeda de Jiménez Losantos (una de las tres profesiones anteriores es falsa en mis sueños infantiles. Te doy una pista: mi infancia fue muy feliz).

Aún me sigue pareciendo sorprendente que una persona tuviese la idea de hacer pasta con forma de letras. ¿Quién fue? ¿Un cocinero con alma de escritor? ¿La dueña de una editorial que no sabía cómo lograr que su hijo se comiese la sopa? Sin embargo, me parece aún más sorprendente que en este país de fachas ignorantes siga existiendo una sopa con letras cuando lo propio sería una sopa de yugos y flechas. En todo caso, que los niños puedan ver letras flotando en el caldo es un guiño precioso a la importancia que tiene la lectura.

Lo que no acabo de entender es que en Twitter se cocinen sopas de palabras. Y es que tu texto parece escrito por un cocinero literato bajo los efectos de psicotrópicos. ¿Qué nos quieres decir exactamente? ¿Cuál es ese mensaje tan importante que has querido lanzar al mundo? Quizás lo has estado pensando durante mucho tiempo y ha sido como cuando te entra un apretón y hay un tipo dentro del lavabo que no sale nunca. Después, cuando el individuo abandona el lavabo con cara de “qué pasa, me estaba haciendo las cejas”, llega el momento de felicidad envuelta en una nube de sudor frío en el que uno suelta la carga sin mirar mucho dónde apunta.

No sé si te lo han explicado pero para que un texto se entienda se necesita el encadenamiento de palabras o grupos de palabras mediante vocablos cuya función es precisamente ésa, la de unir palabras. Estos vocablos son las preposiciones, las conjunciones y los relativos. Sin estos elementos, los textos parecen teléfonos móviles sin cobertura, Yoda drogado o, peor aún, Yoda drogado llamando por el móvil a Luke Skywalker para que le rescate de una noche de bajona. Mala… droga… aquí… ven… oscuro… fuerza… lado… coche… tuyo… tú… traer.

De todas maneras, si le hacemos la autopsia a tu cadáver de tuit (sí, está más muerto que la próstata de Franco), podemos entender que los indepes te caemos mal y que has sentido la necesidad de decírselo al mundo. Pues nada, espero que te haya resultado terapéutico. Disfruta el momento. No ganarás el Nobel de literatura pero puedes presumir de ser el tipo que inventó la sopa de palabras, lógica evolución de la sopa de letras. Quizás en esta vida terrenal no seas capaz de escribir oraciones subordinadas pero ya tienes en tu haber una interesante aportación a la gastronomía española. De esta manera, podrás pedir que tu epitafio diga: huesos reposan descanso aquí inventor palabras sopa mongolos mierda mierda tranquilo déjame putas de hijo.

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster