Carta a Alonso Quijano

alonso

Estimado Alonso Quijano:

Enviar una carta a un personaje de ficción resulta extraño. Sin embargo, más extraño es que Almeida compare a ERC con ETA y que este individuo sea alcalde de la capital del reino.

Te escribo por muchas razones que descubrirás si tienes paciencia y lees este texto. Sé que no es el fragmento de alguno de esos libros de caballería que tanto te gusta leer pero pretende ser mi pequeño homenaje a un tipo que luchó por causas que creyó justas.

Uno de los momentos que mejor recuerdo de mi paso por el instituto fue el día en el que nuestro profesor de literatura leyó los comentarios de texto que sus alumnos hicimos sobre “El Quijote”. En esa época ya existía el cuñadismo y uno de mis compañeros tuvo la ocurrencia de afirmar que la novela de Cervantes era el peor libro que había leído en su vida. Teniendo en cuenta aspectos matemáticos, quizás no le faltaba razón porque pocos libros había leído en su vida y las probabilidades eran altas. Supongo que te imaginas el cabreo espectacular del profesor. Debo decirte que tardé varios años en darme cuenta de lo genial que es “El Quijote” (con dieciséis años me preocupaban más otras cosas en mi vida). Ahora, después de haber consumido tanta ficción, me pregunto qué tipo de novela sería “El Quijote” si Cervantes hubiese decidido hablar más sobre ti, sobre un tipo cuerdo, un lector voraz que no enloquece pero con unas altas inquietudes morales que le llevan a luchar por causas justas, arriesgando su vida si es necesario, creándose enemigos, sin importarle demasiado el qué dirán pero apostando decididamente por la coherencia entre sus ideas y sus acciones.

Es momento de presentarte a un tuitero que he conocido en el ingrato mundo de las redes sociales. En la imagen de la izquierda puedes ver que lucha por causas que yo, al menos, considero justas. Asturias es su nación y el asturianu es una lengua que defiende. Apuesta por la cooficialidad y, para aquellos que creemos profundamente en la dignidad de todas las culturas y en los sentimientos identitarios que se oponen a lo establecido, es una causa con la que empatizamos. Sin embargo, en la imagen de la derecha, a personas que luchamos por situaciones parecidas, nos compara con nazis. Si de verdad hubo un dios que nos creó a su imagen y semejanza, tuvo un momento de inspiración sarcástica cuando dividió el cerebro en dos hemisferios. En fin, cada uno es dueño de sus contradicciones y supongo que para seguir en este juego debemos permitirnos cuatro o cinco. De todas maneras, comparar el nazismo con un movimiento social como el independentismo catalán es, cuanto menos, aberrante, inhumano y cruel, especialmente para las víctimas del tercer Reich.

Siempre habrá Quijotes y Alonsos Quijanos. Siempre. La locura será una barrera invisible que los situará en trincheras imaginarias pero esa dualidad la llevaremos todos incorporada de fábrica. Luchar pacíficamente por aquello en lo que creemos es una causa noble. Cruel, en ocasiones. Difícil, la mayoría de las veces. Pero cuando uno se acuesta con la sensación de estar en el bando correcto, se duerme mejor. Y sí, haciendo un doble guiño a Jonathan Swift y a Ignatius J. Reilly, los necios se conjurarán en contra de los genios. Forma parte de la condición humana. Y los Quijotes pagarán el precio de no poder ser Alonso Quijano sin que te tomen por loco. Y los Sanchos Panzas se sumarán a aventuras de otros tipos con tal de huir de vidas aburridas. Y quién sabe, quizás dentro de muchos años, alguien verá genios donde antes se veían necios. Y quien ríe último, ríe mejor.

Segueix-me a les xarxes socials:

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster