Diari d’un confinat. Capítol 3

horterasmith

Estimado, o no:

Quien sigue este blog, sabe que suelo ser bastante educado (que no tiene nada que ver con ser políticamente correcto. Por cierto, ha quedado demostrado que lo de “políticamente correcto” es el mayor oxímoron después de “monarca preparado” o “democracia española”). Pues sí, intento en la medida de mis posibilidades dar respuesta a la intolerancia de una manera educada, aunque irónica y, si puede ser, divertida. Pero estoy confinado. No debo ni puedo salir de casa excepto para lo imprescindible. Por sentido común, por responsabilidad, por autoprotección y por un sentido de lo colectivo que no tiene que ver con banderas, himnos o ejércitos. Y, ¿sabes qué pasa? Que he leído tu tuit. Y me he cabreado mucho. En otros momentos me habría parecido extravagante, surrealista, patético o cómico. Hoy me genera un profundo asco, inmenso, enorme. ¿Anticuerpos españoles contra malditos virus chinos? ¿Qué sociedad es capaz de generar estos detritos intelectuales y darles poder? Efectivamente, la democracia.

Es muy probable que la democracia sea el mejor sistema que el ser humano ha inventado para no devorarnos unos a otros y mantener un cierto equilibrio entre egoísmos y sentimientos colectivos. Pero quizás debamos empezar ya a pensar en otras maneras de organizar los espacios políticos. Porque, que un tipo que es diputado en el Congreso de un país de 47 millones de personas, escriba chorradas patriótico-idiotas sobre “anticuerpos españoles” es un síntoma de que la cosa no va muy bien precisamente.

Te voy a hablar de la Noocracia, que no significa decir muchas veces no a los catalanes. La palabra Noocracia deriva del griego “nous”, que significa mente (νους), y “kratos” (κράτος); es decir, “autoridad” o “poder”. La Noocracia es un sistema social y político que está basado “en la prioridad de la mente humana“. Platón la definió como la aristocracia de los sabios y Teilhard de Chardin habla de este concepto al exponer su “punto omega”. También encontramos referencias en el pensamiento del autor Vladimir Vernadsky. La Noocracia sería una mezcla de tecnocracia, cibercracia y ciencia. No habría partidos políticos. El poder se localizaría en un consejo de sabios y sabias, que sería rotatorio. En este consejo se encontrarían los mejores especialistas en todas las disciplinas necesarias para gobernar el espacio público. La tecnología jugaría un papel importante ya que permitiría elaborar estudios y predicciones para tomar mejores decisiones, basadas en la ciencia y en el conocimiento. Los resultados de estos estudios se someterían a votación en referéndums a través de internet. También los ciudadanos podrían realizar proposiciones de ley. Además de la prioridad de la mente humana, la otra filosofía que guiaría este nuevo modelo sería el desarrollo sostenible. Mola, ¿no? A ti no, evidentemente. Porque en una noocracia no pintarías nada.

¿Anticuerpos españoles? No fotis, nen! Ya va siendo hora de que os metáis el patriotismo español por el primer orificio que encontréis libre (uno, grande… y libre) y que dejéis que los españoles talentosos (que los hay y muchos) puedan desarrollarse en un país moderno y sostenible. ¿Anticuerpos españoles? ¿Vacilar a los chinos? ¿A la potencia mundial más emergente? ¡Es que flipo!

Prometo fer-te riure si em segueixes a les xarxes socials:

logotw Twitter

 https://twitter.com/blogsocietat

 

1024px-Instagram_logo_2016 Instagram

https://www.instagram.com/ribes.a/

UnknownFacebook 

https://www.facebook.com/blogsocietat/

youtube

https://www.youtube.com/user/ipsics4

Compra el meu llibre:

poster